Otros edificios históricos de Interés de Ciudad Real

Hay en Ciudad Real cerca de 100 edificios o lugares históricos que no son visitables o que están en ruina o fuera de los circuitos turísticos; estos son algunos:

Palacio Episcopal, siglo XIX CIMG0139.JPGPalacio Episcopal

Venta de la Torrecica, pedanía de La PoblachuelaCasa de La Torrecica La Poblachuela (3)

Antiguo colegio Ferroviario, 1925DSCF4317.JPG

Antiguo edificio de Correos y Postas en Ciudad Real, Siglo XIXCasa calle Postas Antiguo Edificio de Correos pintada

El Humilladero de Ciudad Real Antiguo Humilladero del camino Real de Córdoba, siglo XV, conocido como “La Cruz de los Casados”, parque de Gasset

Antiguo Depósito de Agua en el cerro de La Atalaya del año 1920. Antiguo Depósito de agua de la Atalaya

Iglesia de la Inmaculada Concepción de la pedanía de Valverde Iglesia de la Inmaculada Concepción de Valverde

Iglesia de la pedanía de Las Casas Iglesia de Las Casas Fachada

Ermita de Los Remedios del Siglo XVIII Ermita Fachada

Puerta de Santa MaríaLa reconstruída en 1985 Puerta de Santa María

La Plaza de Toros del siglo XIX

Vista

Anuncios

La Porta di Toledo di Ciudad Real 1255

2015-04-22 13.51.08DSCF4310È un buon esempio di architettura militare gotica con qualche influenza Normanda, l’originalità è che pochi hanno raggiunto tali porte ad oggi e la maggior parte sono situati in Castelli.

La forma due torri rettangolari solidi che fiancheggiano la porta, costituita da due archi molto palafitte; che soddisfano funzione militare come fortificazione Matacan due ferro di cavallo archi ogivali formano la porta, e scaricando le due volte a vela arcate interne, ognuna con scudi araldici, all’interno sono tra i due archi è lo spazio cavo al rake. La sua storia come luogo di difesa registra l’assalto delle truppe Napoleoniche il 27 Mar 1809 dopo la battaglia per i ponti di Guadiana e La Atalaya.

CIMG0232IMG_0035

Descrivendo la strada da Toledo trovato un matacán come arco a sesto acuto, sorretto da due colonne mezzo con capitelillos decorati con foglie di vite, calze colonne sono supportati su staffe simili ai capitali. Poi abbiamo trovato il Fronte, formata da un arco a ferro di cavallo sull’arco è degno di nota Scudo del re Alfonso X “Il Saggio”, con le armi della Castiglia e León in policroDSCF4302mia rosso e blu.

 

Los Espacios Naturales de Ciudad Real

Vista de Ciudad Real desde el cerro de La Atalaya a 3 km al norte de Ciudad RealCiudad Real desde la Atalaya 5 2015 (2)

El camino de la Atalaya 5 2015 (3)

Ciudad Real cuenta con unos magníficos y poco conocidos espacios naturales muy cerca de su núcleo urbano. A sólo 4 km al norte está el Parque Forestal de La Atalaya, a 1 km del río Guadiana.

Ciudad Real desde la Atalaya 5 2015 (5)

Así como una extensa Red de Caminos Medievales, como el de Santiago,  La Cañada Real Segoviana, La Ruta de Don Quijote o el Camino de Moledores, que comunican el municipio, con interesantes parajes o fortalezas como la de Calatrava La Vieja a 16 km de Ciudad Real.

2015-05-17 14.01.03

Camino de Calatrava con De Moledores (2)

A 8 Km está la Vega del Guadiana a 1 km del Parque Arqueológico de Alarcos.

Vista de La Vega del Guadiana desde el castillo de Alarcos.

CIMG2060

2015-05-17 14.25.32El Puente de Hierro 2014Laguna de la Posadilla  (2)GuadianaVega del Guadiana desde Alarcos en julio 2012

Guadiana primavera 2011 desde Alarcos

A 3 km de este en dirección Oeste el volcán apagado de La Laguna de la Posadilla, en la pedanía de Valverde.

Laguna de la Posadilla (1)

El Volcán de La Posadilla .

EL CASINO DE CIUDAD REAL

Bello y céntrico edificio de 1887, obra del arquitecto Sebastián Rebollar, de estilo eclecticista con influencias Modernistas, de él cabe destacar su patio o terraza de verano, que da al Paseo del Prado y la Catedral, y que en tiempos tuvo un techo de cristal;  o el Salón de Baile de la entrada por la calle Caballeros que está decorado con magnificas lamparas de araña de diseño exclusivo del artista ciudadrealeño Ángel Andrade Blázquez.

 

EL ALCÁZAR REAL DE ALFONSO X “EL SABIO” EN CIUDAD REAL

 

Puerta del Alcázar Real de Alfonso X  Alcázar y sus Cimientos 6-10-2015Es el único resto que queda de la puerta de entrada al Alcázar Real del siglo XIII mandado construir por el Rey Alfonso X de Castilla y León:

Consta de un arco gótico, decorado con el Escudo de Castilla y León.  Es conocido en Ciudad Real por “El Torreón”.

Ha sufrido los avatares del Tiempo, en él se celebraron las Cortes de Castilla y León en el año 1346 en ellas el Rey Alfonso XI reunió en el Alcázar Real de Villa Real a las Cortes, el máximo órgano de representación de las ciudades y la nobleza de Castilla y León, para elaborar el “Ordenamiento de Villa Real”, compilación de las Leyes de la Corona.

Ha sufrido 3 terremotos y 2 inundaciones, fue vendido en tiempos de los Reyes Católicos a Fernán Gómez y resturado en parte a finales del siglo XIX.

Una Foto de los restos de la Puerta del Alcázar Real en el siglo XIXfoto de finales del siglo XIX.

En 1962 sufrió un derrumbe y fue reconstruído en 1984. En 2006 aparecieron unas galerías y restos de su muralla de Gran Importancia Arqueológica e Histórica, pues explican la Historia oculta de Ciudad Real de Galerías que comunicaban los distintos edificios Gubernamentales y eclesiásticos; durante unas obras. Ver Mapa:

PLANO DE LOS PASADIZOS MEDIEVALES DE CIUDAD REAL 2009

Foso y Muro del Alcázar Real en profundidad Restos de la muralla original del siglo XIII Foso del Alcázar Real de Alfonso X con agua de lluvia

Junto a ella han aparecido restos de sus muros y el foso, asi como restos de sus galerías subterráneas.

Galeria derecha vista desde la galería izquierda

Escalera de la Galería Principal desde Arriba

Detalle del Arco de Medio Punto Galería IzquierdaEscalera y Bóveda de la Galería PrincipalArco de medio punto de ladrillo en la entrada a la Galería IzquierdaPared Galería Lateral izquierdaUn Orificio delante del Acceso a las escaleras de la Galería Principalhttps://www.youtube.com/watch?v=OTVRF4GcJiE

LA MILICIA DE CIUDAD REAL

Desde su Fundación el año 1255 y por Orden del Rey Alfonso X en sus 7 Partidas, Ciudad Real tuvo su Milicia Concejil, una especie de ejército Local al servicio del Rey, ya que de forma permanente Ciudad Real tenía que aportar en caso de Guerra no menos de 100 jinetes y 200 infantes.

Durante la Edad Media su acción más importante fue el rescate del Rey de Castilla y León Juan II, preso en un castillo por rivalidades dinásticas, como premio concedio a Villa Real el título de Ciudad en el año 1420.

Sus principales hitos en acciones bélicas fueron el Sitio de Gibraltar  contra los Británicos en 1783 y sobre todo durante la Guerra de Independencia contra los franceses; en la batalla de Bailén de 1808 y sobre todo en la batalla de Ciudad Real por los puentes de Nolaya y del Emperador en el Guadiana en marzo de  1809, así como la defensa de Tarifa.

El 18 de noviembre de 1766 la Milicia Concejil de Ciudad Real fue convertida por Real Orden en el Regimiento Provincial de Milicias de Ciudad Real nº 37, con 2 Batallones de Infantería y 575 infantes.  Su uniforme durante todo el siglo XVIII consistió en una casaca o chupa blanca con las bocamangas rojas, polainas en los pantalones blancos y tricornio, su Bandera la de los colores de la Casa Borbón, Blanca con la Cruz de Borgoña y en el centro el Escudo de Armas del Rey y en los Extremos el Escudo de la Ciudad.

Siendo su primer jefe el Coronel Luis Antonio Treviño y Carvajal. Siendo siempre su Jefe, con el grado de Coronel era designado por el Ayuntamiento entre los militares retirados del Ejército de alta graduación y haciendo sus prácticas los fines de semana en las eras cercanas a la ciudad, aportando el Ayuntamiento a cada miliciano su uniforme y armamento, tenía su Cuartel en la Plaza del Pilar esquina a la calle General Aguilera. El Servicio en el Regimiento era por un periodo de 10 años. El Regimiento se reunía 1 vez al año para realizar Maniobras.

En el libro editado por el Estado Mayor del Ejército en 1776 “Estado Militar de España”, figuran como sus jefes: El Coronel D. Luis Antonio Treviño, el Teniente Coronel el Marqués de Torremejía, y el Sargento Mayor Urbano de Castilla.

Y en el último Estado Militar de España antes de la invasión napoleónica, de 1808, figuraban como sus jefes: El Coronel Angel Jiménez Pedrero, y el Sargento Mayor el Teniente Coronel de Infantería Miguel de Gerona.

En su reorganización tras ser destruido en la batalla de Ciudad Real de 1809 contra las tropas de Napoleón, es llevado a Cádiz, donde figuran sus jefes en el Estado Militar de España; “En comisión Don Francisco Alonso, T.C.D. Francisco Medrano, T.C.D. Joaquín Morena.

1 El Regimiento - copiaBandera y soldado del Regimiento de Milicias Provinciales de Ciudad Real, recreada en 2017.

Su Uniforme consistía en una Guerrera azul y unos pantalones blancos, con sombrero bicornio negro.

Capitán Abanderado 2017

Capitán de la Milicia de Ciudad Real con uniforme del Reglamento de 1809 recreado por el historiador Antonio José Martín de Consuegra Gómez.

 El 19 de julio de 1808 el Regimiento Provincial de Milicias de Ciudad Real, compuesto por un Batallón de Infantería de 420 hombres, al mando del Coronel Miguel Pedrero y del Capitán de Infanteria Vicente Nieva, tomaba parte en la importante victoria del ejército español frente al ejército francés en la Batalla de Bailén.

A su triunfal regreso en agosto de 1808 se le hizo un homenaje colectivo en la plaza de la Merced por parte del Ayuntamiento.

También estuvo destacado en Cádiz y el Puerto de Santa María durante la primavera del año 1808.

 Documento del Archivo Histórico Nacional donde figura el Regimiento de Milicias Provinciales de Ciudad Real destacado en El Puerto de Santa María en mayo de 1808.

En los días 26 y 27 de marzo se cubrió de Gloria en la defensa de los puentes sobre el Guadiana en Ciudad Real y en la batalla que por ellos hubo contra las tropas imperiales francesas. En dicha batalla quedó muy tocado, perdiendo su bandera y gran parte de sus oficiales y tropa, retirándose junto con el resto de las tropas hasta Sevilla vía Santa Cruz de Mudela.

Tras la derrota de Ciudad Real de 1809, fue reconstruído y destinado a la Isla de León en San Fernando, en Cádiz y después en 1812 a Tarifa, en Cádiz.

Imágenes de documentos referentes a la Guerra de la Independencia de la Sección de Diversos del Archivo Histórico Nacional

Documento referente a la Batalla de Ciudad Real de 1809 proveniente del Fondo de la Guerra de la Independencia de la Sección de Diversos del Archivo Histórico Nacional

Imágenes de documentos referentes a la Guerra de la Independencia de la Sección de Diversos del Archivo Histórico Nacional

Documentos de trasalado a Tárifa en 1812 proveniente del Fondo de la Guerra de la Independencia de la Sección de Diversos del Archivo Histórico Nacional

IMG_20170717_120128

Recreación del Uniforme de 1809

En  el año 1810 el Regimiento Provincial de Milicias pasó  a formar parte del Ejército con el nombre de Batallón de Infantería Ciudad Real nº 30 y destacado en San Fernando (Cádiz) junto con uno de Infantería de Marina, entonces era denominado San Fernando como la Isla de León, fue disuelto como Batallón Provincial de Milicias en 1820 con la Creación de la Milicia Nacional  e integrado en dicha Milicia Nacional uno de sus 2 Batallones.

En 1846 un Batallón de Infantería Ciudad Real nº 30 pasó a denominarse Tercer Batallón de Infantería del Regimiento de Reserva nº 13.

El Batallón de Infantería Ciudad Real nº 30, participó en al tercera Guerra Carlista entre 1875 y 1876, en especial fue reconocido con el título de “Bizarro” por sus acciones de Viana, Garramendi y de defensa del “Reducto de Alfonso XII”.

 El 27 de julio de 1877 el Regimiento fue disuelto al integrarse en el recién creado Regimiento de Infantería nº 45 Garellano, que estuvo de Guarnición en Ciudad Real en 1880.

Así, en 1877 desaparecían más de 500 años de Milicia de Ciudad Real.

Sus Fondos Documentales fueron depositados en 1851 en el Archivo Histórico Nacional de Madrid desde el Archivo Municipal del Ayuntamiento de Ciudad Real.

LA SANTA HERMANDAD DE CIUDAD REAL

En  el año 1300 fue fundada la Santa Hermandad por las ciudades de Toledo y Talavera de la Reina, como la unión de intereses de Colmeneros de Toledo y Talavera de la Reina que eran atacados por bandidos en los Montes de Toledo.
 En el año 1302 se unió Ciudad Real a dicha Hermandad.

  El Rey Fernando IV de Castilla y León les concedió el “Derecho de Asadura”, que consistía en cobrar en carne de cada manada o ganado que pastaba en los Montes de Toledo o pasaba por ellos. Carlos I les concedió las Penas de Cámara. Además la Santa Hermandad, poseía dos tiendas en la Plaza Mayor de Ciudad Real.

La Santa Hermandad fue refundida por los Reyes Católicos en 1476 con el nombre de Real Hermandad General, desde entonces se conocería a la Santa Hermandad de Talavera, Toledo y Ciudad Real como la “Santa Real Hermandad Vieja”, para garantizar la seguridad de los caminos de España. El Papa Celestino V le concedió el Titulo de Santa, pasando a llamarse Santa Real Hermandad de Vieja de Toledo, Talavera y Ciudad Real.

Escudo de la Santa Hermandad de Ciudad Real Escudo de la Santa Hermandad de Ciudad Real en el siglo XVIII

La Santa Hermandad, tenía jurisdicción para perseguir a los delincuentes que hubieran delinquido dentro de su demarcación en todo el campo de España, menos dentro de las ciudades, que tenían su Fueros propios y sus propios Alguaciles, lo que les obligaba a entregar a los delincuentes a la Santa Hermandad.

cuadrillero-de-la-santa-hermandad Cuadrillero de la Santa Hermandad de Ciudad Real en el siglo XIV

La Puerta de Toledo.

En Ciudad Real, desde finales del siglo XV y hasta el año 1934, existió la cárcel de la Santa Hermandad de Ciudad Real en la calle Ruiz Morote, el edificio fue derruido en los años 50 para construir en su lugar la Delegación de Hacienda. Enfrente de dicha cárcel se encuentra la iglesia de San Pedro, a cuya Puerta del Perdón le da nombre la costumbre de solicitar la noche antes de la ejecución de un reo, el dinero para su entierro así como el perdón para su Alma, por parte de una Cofradía, que ponía una mesa para recaudar el dinero debajo de dicha puerta.  Compuesta en las ciudades por Cuadrillas, integradas por: Cuadrilleros, Ballesteros y Capitanes, y gobernados por dos Alcaldes, en Ciudad Real su número era de 50 Hermanos. Su uniforme, compuesto de casaca con mangas verdes, dio lugar a la expresión «A buenas horas Mangas Verdes», que quería decir que alguien llegaba cuando todo había pasado. En caso de guerra, la Santa Hermandad actuaba como parte del Ejército del Rey.

 Portada de la Prisión de la Santa Hermandad de Ciudad Real en 1934, la puerta de madera se conserva en el Parque Arqueológico de Alarcos, a 8km del centro de Ciudad Real, pues fue hasta 1992 la puerta del Santuario de la Virgen de Alarcos.

La Santa Hermandad gozó de prestigio en la sociedad ciudadrealeña, la prueba está en el deseo de muchos ciudadrealeños de incorporarse a ella, quizás para un ascenso económico o un deseo de relevancia social, pues para ingresar había que acreditar, entre otros, ser de buena familia y no haber delinquido.  Los Reyes Católicos la eximieron de pagar algunos tributos y sus miembros estaban excluidos de los sorteos de Quintos.  Uno de sus mayores éxitos fue que aunque fuera de los Montes de Toledo, Talavera y Ciudad Real había constituido un fracaso en su implantación en toda España, en su jurisdicción impuso el Orden y

la Ley, sin constarle dinero al Rey. Su declive comenzó en el siglo XVIII cuando en el año 1762 el Rey Carlos III dictó normas muy estrictas sobre sus actuaciones, ámbito jurisdiccional y títulos de Cuadrilleros.  Su desaparición fue mediante un Real Decreto de disolución de

la Reina Isabel II el 7 de mayo de 1835.

La Santa Hermandad actuaba en caso de robos, asesinatos, violaciones,  fugas de presos, incendios o destrozo de colmenas,  así como en cualquier delito cometido en el campo, aunque desde el siglo XVIII sólo tenía jurisdicción en los delitos cometidos dentro de su territorio. Teniendo facultad de juzgar y condenar a muerte a los reos en el propio campo. En el caso de Ciudad Real, se ajusticiaban por ahorcamiento en la aldea de Peralbillo, hasta el año 1820 en que se ajusticiaron en la “Torre del Cubo” que se alzaba enfrente del cementerio y cerca de