LA PRESENCIA JUDÍA EN CIUDAD REAL

calle-el-angel-y-torre-de-santiago  En Ciudad Real hubo una importante comunidad judía, hasta 2.000 habitantes llegó a tener su Aljama, situada entre las calles Toledo y Mata, bastante integrada en la ciudad, en lo que a oficios se refiere, como lo prueba el hecho de que en pleno centro de Ciudad Real, en la Plaza Mayor, viviera el Rabí Alvar García.

En 1391 hubo una conversión en masa al Cristianismo motivada por asaltos y muertes contra los judios.

Si bien también que señalar, que desde las matanzas de judios del siglo XIV en toda España, en Ciudad Real en el año 1449 hubo asesinatos y saqueos en la Judería,  los judios de Ciudad Real vivieron confinados en su Aljama y ésta delimitada con un muro y dos puertas una de ellas en la actual esquina de la calle Conde de la Cañada, antes calle Sangre con la calle Mata, su entrada y salida estaba establecida por unos horarios.

Su Sinagoga estaba situada al final de la calle Libertad cerca de la calle Cañas y su Puerta que se conserva en el Museo Provincial fue encontrada en 1915. Debió de ser de inspiración o similitud con la del Tránsito de Toledo, ya que los judíos de Ciudad Real tenían en gran parte su origen o parentesco con los de Toledo y a tenor de las similitudes entre el artesonado de la iglesia de Santiago Apóstol en Ciudad Real y el de la Sinagoga del Tránsito de Toledo que guardan bastante similitud.

Artesonado de sur a norte CON NOMBRECIMG1547

Puerta de la Sinagoga en 1915 por Vida Manchega  Puerta de la Sinagoga de Ciudad Real, aparecida en 1915 en la calle Lirio ahora el Museo Provincial de Ciudad Real.

1 Puerta Sinagoga

Azulejo de la Sinagoga de Ciudad Real

CIMG0427Museo Provincial de Ciudad Real

Con la llegada en 1483 del Tribunal del Santo Oficio, la Inquisición, todo cambió y muchos se hicieron Cristianos, los llamados Conversos, si bien 11 fueron condenados por relapsos y ejecutados en el “Auto de Fe” en la Plaza Mayor o en las cercanías de la Puerta de la Mata.

Bibliografía:

Records of the trials os the Spanish inquisition in Ciudad Real. Volume One: The Trials of 1483-1485. Jerusalem, The Israel National Academy of Sciences and Humanities, 1974, y The Records of the Inquisition: A Source of Jewish and Converso History The Israel Academy of Sciences and Humanities Proceedings. Volume II, The Israel Academy of Sciences and Humanities 1967 y Records of the Trials of the Spanish Inquisition in Ciudad Real, Volume 4: Documents, Biographical Notes, Indexes, The Israel National Academy of Sciences and Humanities, 1985.

Conversos on trial. The inquisition in Ciudad Real. (Hispania Judaica, vol. 3) trad. al inglés por Y. Guiladi. Jerusalem, 1982.

VER LISTA DE CONDENADOS POR LA INQUISICIÓN EN CIUDAD REAL:

https://ciudadreal.wordpress.com/el-tribunal-del-santo-oficio-de-ciudad-real/

Con la Expulsión por los Reyes Católicos de 1492, la mayoría decidieron irse de España, si bien un pequeño número se quedó en Ciudad Real, los que se fueron vendieron sus casas y tierras y éstas fueron  comprados por cristianos.

El terremoto de Lisboa de 1755  y el uso para un fortín de las casas por las tropas napoleónicas en 1809 destruyeron casí toda la Judería.

casas-de-la-antigua-juderia-calle-del-angel-con-estrella.jpg  Esquina de la scalles Estrella y Angel

Casa del Arco, siglo XV, propiedad del Rabí judio Alvar García.

Aquí vamos a ver los importantes vestigios de esa presencia, que permanecen ocultos al público, que muchas veces ignora su existencia.

 Esta puerta del siglo XIV, de origen judío, fue encontrada en la calle Estrella, en la antigua judería, o Aljama, de Ciudad Real  en el verano de 1991, la Universidad se ofreció a cuidarla y permanece expuesta en el patio trasero del edificio del Rectorado.

Aquí el periódico que dio la noticia de su descubrimiento.

En 1985 durante unas obras en la iglesia de Santiago Apóstol de Ciudad Real, apareció su cementerio medieval y dentro de él unas lapidas judías reutilizadas. Como ésta:

En 1947 un albañil descubrió por casualidad el Fonsario Judío en las obras de cimentación del Barrio de de Vicente Galiana, descubrió una red de estancias subterránes con anaqueles llenos de vasijas de colores rojo y azul llenas de ceniza.