La Sublevación del regimiento de artillería de Ciudad Real de 1929

En enero de 1929 Ciudad Real iba a entrar en la Historia de España.
Tras haber sido pospuesta la fecha y las condiciones varias veces. El plan inicial elaborado por algunos políticos en la oposición y algunos militares en desacuerdo con el dictador, preveía que «levantadas las guarniciones comprometidas, las fuerzas obreras se lanzarían a la Huelga General y los partidos políticos se echarían a la calle». Esto sería una revolución. Incluso se pensaba en un temporal exilio del Rey, hasta que de las Cortes «saliese el régimen definitivo».
Pero por indecisiones, el servicio secreto de Primo de Rivera y rivalidades; de todas las guarniciones comprometidas, la única que se sublevó fue el Regimiento Primero Ligero, acuartelado en cuartel de la Misericordia de Ciudad Real, ya que el de Valencia no llegó a salir del cuartel.
La sublevación comenzó a las 4,30 de la madrugada del 29 de enero. En muy pocas horas todos los edificios y puntos estratégicos de la ciudad fueron tomados, el ayuntamiento, la estación de ferrocarril, el puesto de telégrafos, la comandancia de la Guardia Civil y el Gobierno Civil, poniendo en sus fachadas controles armados con soldados del regimiento y un oficial.
Inmediatamente se cortaron todas las comunicaciones, por tren, carretera v las telefónicas y telegráficas. Cuando los habitantes de Ciudad Real se levantaron se encontraron con su ciudad tomada.
Eso sucedió con la total sorpresa y pasividad de los ciudadrealeños, testimonios de la época nos relatan que la gente los vio bajar “por la calle Toledo pensando que eran maniobras hasta la estación de tren como en otras ocasiones”.
Visión de la normalidad en Ciudad Real el día 29 por la revista gubernamental Estampa:

Quizá la mayor sorpresa fue para los propios sublevados, ignorantes de lo que pasaba en el resto de España hasta que en las primeras horas de la tarde de ese día 29 sobrevolasen Ciudad Real cuatro aviones de la aviación militar lanzando octavillas sobre el cuartel en las que se exigía la rendición y que estaban solos y equivocados, informando que España estaba «completamente tranquila» y amenazando bombardear el cuartel si no deponían las armas.

A las tres de la madrugada del día 30, cuando ya se habían rendido y vuelto al cuartel, llegaban a Ciudad Real efectivos de los regimientos de Wad-Ras, León y de Zapadores Minadores, además de un escuadrón de Lanceros, de Alcalá de Henares.
En el resto de España, y por muy variadas razones (retrasos, indecisiones, miedo a las represalias del régimen militar) la sublevación no se llevó a cabo. De ahí la singularidad de los artilleros de Ciudad Real y el propósito del Gobierno de tomar medidas ejemplarizantes. La prensa de Ciudad Real que, por censura del régimen, no había aparecido el día 29, sofocada la rebelión, la comentaba entre indiferente y favorable al régimen.
El diario El Pueblo Manchego prefería «abstenerse de todo comentario sobre los sucesos de ayer por tratarse de un asunto “subjúdice”. Para el diario de Ciudad Real Vida Manchega aquel acto era condenable: “Fue el día de ayer un caos de emociones y estremecimientos para Ciudad Real, para esta capital de rancio abolengo, noble y pacifista, amante de la paz y del trabajo, enamorada de la tranquilidad y el orden”, como vemos no hubo apoyo popular…
Los militares arrestados estuvieron recluidos en la llamada Casa de Ejercicios que los Padres Misioneros del Corazón de María tenían contigua a su iglesia y cuyas ventanas daban a la calle de la Libertad. Desde allí presenciaron varios testimonios de simpatía por parte de numerosas personas de Ciudad Real. Uno de los procesados, el capitán de artillería Alejandro Zamarro, en sus memorias Los sucesos de Ciudad Real, recuerda una manifestación de mujeres: “Uno de esos días, cuando miraba hacia la calle, vi venir un tropel de mujeres jóvenes que se detuvieron ante el convento, queriendo manifestarnos de este modo su simpático interés y hacer comprender el sentir del pueblo por nuestro gesto.”
Terminado su período de incomunicación, cuando ya pudieron recibir visitas, algunas señoras de Ciudad Real les expresaron directamente el apoyo con que contaban. Así se recuerda en las citadas memorias la visita de la Condesa de la Cañada y de las señoras de Morayra y de Jérez, que les dieron cuenta de las gestiones llevadas a cabo ante los Gobernadores Civil y Militar y ante el Obispo de Ciudad Real.
En conclusión, del aliento que les llegó del pueblo de Ciudad Real escribió el capitán sublevado Alejandro Zamarro: “Hidalgamente el pueblo de Ciudad Real seguía testimoniándonos su adhesión. Recibíamos innúmeras visitas que representaban las más diversas clases sociales”.
El clímax de adhesión llegó en la Semana Santa: “Uno de nuestros artilleros condenados, al pasar la imagen de la Virgen Dolorosa de la Catedral por delante de la terraza del Casino en la calle del Prado, en la cual se encontraba el Teniente General Orgaz con los jefes y oficiales de Infantería y Autoridades de Ciudad Real, cantó espontáneamente esta sentida saeta:
“A la Virgen de los Dolores
le pido con devoción
que a mis jefes y oficiales
los saque de la prisión.”
“Deseo expresado de manera tan sentida, con trémolos emocionados en la voz, que causó impresión a los fieles”, recordó Alejandro Zambrano tiempo después.
El Consejo de Guerra tuvo lugar en diciembre en el salón de sesiones de la Diputación Provincial de Ciudad Real. El fiscal era el General de Brigada Manuel Burguete. Hubo numerosos defensores para los acusados. Presidía el consejo el General de División Alfredo Coronel. El día 26 de mayo de 1930 fueron leídas las sentencias de condena.
Fueron impuestas a los jefes y oficiales sublevados tres condenas a muerte: para el coronel Paz y los capitanes Zamarro y Marcide y ocho penas de cadena perpetua para los comandantes Moltó y Goicoechea, los capitanes Herrero, Barra y Soriano, y los tenientes Félix Sánchez Ramírez, Warleta y Méndez-Iriarte. Después el Tribunal Supremo de Justicia Militar rebajó las penas de muerte así como redujo las de cadena perpetua.
El siguiente día 30 fueron trasladados a la fortaleza de Pamplona donde permanecieron en dicha prisión militar hasta que una vez dimitido el General Primo de Rivera el 28 de enero de 1930 el gobierno del Teniente General Damaso Berenguer los amnistió.
Había sido un duro golpe para la credibilidad del ejército y se tenía que dar un escarmiento para toda España, una lección de lo que pasa cuando se desobedece..y las consecuencias para Ciudad Real serían duras.
Había quedado cerrado este capítulo para la Historia de España.
Sin embargo, las consecuencias sociales para Ciudad Real durarían varias décadas..

Anuncios

El Cementerio de Ciudad Real, reposo con Arte e Historia

El cementerio municipal de Ciudad Real está situado al norte de la ciudad a unos 300 m. de la Puerta de Toledo. Para su construcción se acordó dividir su coste entre el vecindario de la ciudad 2/3 del coste, asumiendo 1/3 los fondos de las fábricas de las iglesias de la ciudad, como nos lo recuerda una inscripción que se encuentra grabada en piedra a su entrada.

sdr
Este cementerio ha sufrido ampliaciones en sus lados norte y sur.
Su actual reja de entrada es la antigua reja del antiguo seminario de Ciudad Real.

Rejas antiguo Seminario en Cementerio

El tipo de cementerio de Ciudad Real corresponde al modelo inglés de moda en la época de su construcción, de cementerio-jardín, donde los panteones, túmulos, nichos y lápidas se distribuyen caprichosamente a la sombra del arbolado y se creaba una jurisdicción mixta eclesiástico-civil, que sería quien lo administrara, siendo las autoridades eclesiásticas las que lo custodiaban.
Los enterramientos en el Cementerio de Ciudad Real comenzaron en 1834, el primer libro de enterramientos que se conserva en el Archivo Municipal del Ayuntamiento de Ciudad Real fue el 1 de enero de 1863 con el enterramiento de José Rojo Gandía en un nicho por el que pagaron 160 reales de Vellón sus familiares.
Entre sus tumbas más famosas están las del pintor ciudadrealeño Ángel Andrade Blázquez y la de la escultura de “Apolonia”.

Apolonia 26 4 2016 (9)

Ambas de principios del siglo XX.

También son de destacar por su plasticidad, historia y emotividad los panteones del Obispado y del Regimiento de artillería de Ciudad Real el RAIL.

Mausoleo Barrenengoa años 20Panteón 2014 (1)

 

El antiguo Convento de La Merced 400 años de Cultura en Ciudad Real

Fue fundado con el dinero que el ciudadrealeño Andrés Lozano, capitán del ejército español en los Virreinatos de América, dejó dinero en su testamento para que se construyese un convento de Mercedarios descalzos en Ciudad Real, lo que ocurrió en 1613. Convento de la Merced Fachada

Se trató de un convento pequeño para una austera comunidad de unos pocos monjes, en torno a 20, que se denominaría Convento de la Inmaculada Concepción de Padres Mercedarios Descalzos.

Convento de la Merced Vista
En 1843 por Decreto del General Espartero, Regente de España pasó a ser Instituto Provincial de Enseñanza número 1 separando así el convento de su iglesia, continuaría como instituto de Bachillerato hasta 1995 con el nombre de Santa María de Alarcos habiendo sido trasladados sus importantes fondos en los años 60 al nuevo instituto San Juan de Avila.

Este edificio fue popularmente conocido desde los años 70 del siglo XX por “El Femenino” por haber sido la sección del instituto de bachillerato Juan de Avila para mujeres.

Durante la guerra civil tuvo  un refugio antiaéreo.
En el año 2001 la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha se hizo cargo de él y lo ha restauró, apareciendo unas galerías subterráneas visitables, algunas tumbas de los monjes, así como pinturas realizadas en honor de la visita de la Reina Isabel II a Ciudad Real en diciembre de 1866 ya que la planta alta del instituto sirvió durante 2 días como residencia Real, Asimismo, el Rey Alfonso XII pernoctó en este instituto durante la celebración del III Centenario de la publicación de El Quijote en 1905.

Claustro (2)Galeria de la MercedLateral del Convento
El edificio es parte de la historia de Ciudad Real. Sus muros han sido testigos de numerosos acontecimientos que han marcado la vida social y cultural de Ciudad Real.

En 1997 una resolución de la Dirección General de Cultura de la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha incoaba expediente para declararlo Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento.

La celebración del IV Centenario de El Quijote en 2005 ha sido el detonante para llevar a cabo las obras de restauración de este emblemático inmueble que, para conmemorar esta efeméride, ha abierto sus puertas con la gran exposición “El arte en la España del Quijote”.

Desde 2005 es el Museo de Bellas Artes de La Merced.

Otros edificios históricos de Interés de Ciudad Real

Hay en Ciudad Real cerca de 100 edificios o lugares históricos que no son visitables o que están en ruina o fuera de los folletos o circuitos turísticos; estos son algunos:

Diputación Provincial 1893

Vista

Palacio Episcopal, 1885CIMG0139.JPGPalacio Episcopal

Venta de la Torrecica, pedanía de La PoblachuelaCasa de La Torrecica La Poblachuela (3)

Antiguo colegio Ferroviario, 1925DSCF4317.JPG

Antiguo edificio de Correos y Postas en Ciudad Real, Siglo XIXCasa calle Postas Antiguo Edificio de Correos pintada

El Humilladero de Ciudad Real Antiguo Humilladero del camino Real de Córdoba, siglo XV, conocido como “La Cruz de los Casados”, tiene su propia leyenda la de los Casados..parque de Gasset

Antiguo Depósito de Agua en el cerro de La Atalaya del año 1920. Antiguo Depósito de agua de la Atalaya

Iglesia de la Inmaculada Concepción de la pedanía de Valverde Iglesia de la Inmaculada Concepción de Valverde

Iglesia de la pedanía de Las Casas Iglesia de Las Casas Fachada

Ermita de Los Remedios del Siglo XVIII Ermita Fachada

Casa Solariega de la Encomienda de Santa María del Guadiana siglo XVIII

Encomienda de Santa María del Guadiana lateral

La Plaza de Toros del siglo XIX

IMG_20180806_182725

Le Parc Archéologique d’Alarcos à Ciudad Real

Il est situé dans la municipalité de Ciudad Real, à 8 km du centre-ville de Ciudad Real sur la route N-430. Il est en Espagne, dans la région de Castilla-La Mancha, à 120 km au sud de Tolède vers la route N-401 et à 200 km au sud de Madrid vers la route A-4.

Il y a des importants restes d’une ville Iberiénne du  l’année 3000 avant J.C.

Barrio Ibero desde la Ermita

Les anciens murailles et le chateau d’Alarcos du XIIéme siécle.

La Muralla

Fachada

L’eglise d’Alarcos du XIIIéme siécle.

Ici il y aurait une grande bataille en 1195 entre les armées du roi Alphonse VIII de Castille et l’émir de Séville Yusuf II; La bataille d’Alarcos.

 

Alarcos Archeological Park in Ciudad Real

 

It is located  in the town of Ciudad Real, 8 km from downtown Ciudad Real on way N-430. It is in Spain, in the region of Castilla-La Mancha, 120 km south of Toledo on N-401 and 200 km south of Madrid.
Barrio Ibero desde la Ermita Remains of an Iberian town 3,000 years B.C.

Casas Iberas

La Muralla

The wall and a Castle of the 12th century.

Castillo años 90 Vista aeréa

 The Alarcos 13th century hermitage.2015-01-22 11.44.15

FachadaAlarcos 2017 (49)
Here, there was a major battle in 1195 between the armies of King Alfonso VIII of Castile and the Emir of Seville Yusuf II; The Battle of Alarcos.

 

La Porta di Toledo di Ciudad Real 1255

2015-04-22 13.51.08DSCF4310È un buon esempio di architettura militare gotica con qualche influenza Normanda, l’originalità è che pochi hanno raggiunto tali porte ad oggi e la maggior parte sono situati in Castelli.

La forma due torri rettangolari solidi che fiancheggiano la porta, costituita da due archi molto palafitte; che soddisfano funzione militare come fortificazione Matacan due ferro di cavallo archi ogivali formano la porta, e scaricando le due volte a vela arcate interne, ognuna con scudi araldici, all’interno sono tra i due archi è lo spazio cavo al rake. La sua storia come luogo di difesa registra l’assalto delle truppe Napoleoniche il 27 Mar 1809 dopo la battaglia per i ponti di Guadiana e La Atalaya.

CIMG0232IMG_0035

Descrivendo la strada da Toledo trovato un matacán come arco a sesto acuto, sorretto da due colonne mezzo con capitelillos decorati con foglie di vite, calze colonne sono supportati su staffe simili ai capitali. Poi abbiamo trovato il Fronte, formata da un arco a ferro di cavallo sull’arco è degno di nota Scudo del re Alfonso X “Il Saggio”, con le armi della Castiglia e León in policroDSCF4302mia rosso e blu.